Mousse de yogur con gelatina de fresa - Reto Alfabeto Dulce

¡Hola amigos de Más que pasta! Un mes más nos pasamos por aquí para mostrar la receta que hemos preparado para el Reto Alfabeto Dulce. Este mes los ingredientes a utilizar eran fresas y pistachos; en cuanto los vi me acordé de una receta de MJ que había visto hacía poco, así que decidí versionarla cambiando los ingredientes y la cobertura, y haciendo una tarta en lugar de pastelitos individuales. Si queréis ver la receta original, podéis hacerlo aquí.

Esta receta no es complicada, pero su elaboración lleva un poco más de tiempo que las que solemos preparar habitualmente, a pesar de ello el resultado merece mucho la pena, ¡porque está deliciosa!  

Mousse de yogur con gelatina de fresa - Más que pasta

Ingredientes (para un molde de 18 cm.):

Para la gelatina de fresa:
- 150 gr de fresas trituradas y coladas
- 2 hojas de gelatina neutra

Para la pasta de pistacho:
- 50 gr de pistachos pelados
- 1 cucharadita de aceite de girasol

Para el bizcocho de pistacho:
- 60 gr de harina de trigo
- 2 huevos
- 25 gr de pasta de pistacho
- 50 gr de pistachos pelados
- 60 gr de azúcar
- 90 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 4 gr de levadura Royal
- 75 ml de nata para montar (+ 35% M.G.)

Para la mousse de yogur:
- 250 gr de yogur griego sin azúcar (2 yogures)
- 300 ml de nata para montar
- 100 gr de azúcar glas
- 4 hojas de gelatina neutra
- 60 ml de agua
- 2 claras de huevo

Para la cobertura:
- 200 gr de chocolate blanco de cobertura
- 50 ml de nata líquida
- 25 gr de mantequilla
- Colorante rojo en polvo (Rainbow Dust)

 Mousse de yogur con gelatina de fresa - Más que pasta

Preparación:

Lo primero que hay que preparar es la gelatina de fresa, para hacerlo trituramos las fresas y las pasamos por un colador para quitar las pepitas. Ponemos las dos hojas de gelatina en remojo en agua fría y mientras calentamos en un cazo las fresas trituradas hasta llegar a ebullición. Alcanzado ese punto, las apartamos del fuego, añadimos la gelatina escurrida y removemos hasta que se disuelva. A continuación la ponemos en un molde redondo, unos centímetros más pequeño que el que vamos a usar para la tarta. Dejamos enfriar y metemos a la nevera para que termine de cuajar. Es aconsejable dejarla de un día para otro, así nos aseguraremos de que está totalmente cuajada.

Al día siguiente, prepararemos el bizcocho y la mousse. Para esto tenéis dos opciones: poner el bizcocho en la parte de abajo del molde y después montar la tarta encima (para ello hay que preparar primero el bizcocho y dejar enfriar antes de poner en el molde); o preparar la tarta invertida, poniendo primero la mousse con la gelatina, después el bizcocho y darle la vuelta al final para cubrirla.
Nosotros elegimos la segunda opción por una cuestión de organización del tiempo, pero os aconsejamos la primera.

Para preparar el bizcocho, lo primero que hay que preparar es la pasta de pistacho, para lo que trituraremos los pistachos pelados junto con el aceite hasta obtener la pasta. Parad de vez en cuando la trituradora para mezclar y bajar la pasta que quede en las paredes.
Una vez lista la pasta, nos pondremos con el bizcocho. Lo primero que haremos será triturar los pistachos hasta obtener una especie de "arena", y los ponemos en un bol junto con la harina y la levadura. Después mezclamos la pasta de pistacho con la nata, removemos bien y reservamos.
En un bol, batimos con las varillas la mantequilla (recordad que debe estar a temperatura ambiente, punto pomada) y el azúcar. Cuando la mezcla empiece a blanquear, añadimos las yemas de los huevos (reservamos las claras) una a una, integrando bien la primera antes de añadir la segunda. Ahora incorporamos la mezcla de harina, levadura y pistachos en dos o tres veces y cuando esté bien mezclado, la nata y la pasta de pistacho. 
A continuación montamos las dos claras a punto de nieve y las incorporamos a la masa con una espátula y realizando movimientos envolventes. 
Ponemos la masa extendida en una bandeja de horno con papel vegetal y horneamos a 180ºC (con el horno precalentado), durante 15 minutos.

Mientras el bizcocho se enfría una vez horneado, prepararemos la mousse de yogur. Ponemos en remojo en agua fría la gelatina y mientras se hidrata calentamos en un cazo el agua y el azúcar glas hasta que ésta se disuelva y la mezcla empiece a hervir. Retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina escurridas, removiendo hasta disolverlas. Dejamos enfríar unos 10 minutos. 
Ponemos los yogures en un bol y vamos dejando caer el almíbar una vez tibio, en forma de hilo, removiendo a la vez para mezclarlo con el yogur.
En otro bol, montamos la nata e incorporamos después la mezcla del yogur con una espátula. Montamos las claras a punto de nieve en otro bol, y vamos mezclándolas con la nata y el yogur, siempre con movimientos envolventes para que la mousse no se baje mucho.

Empezaremos ahora a montar la tarta, cortamos el bizcocho del tamaño del molde, lo ponemos en el fondo y encima ponemos la mitad de la mousse y llevamos al congelador durante media hora aproximadamente.
Una vez haya endurecido, colocamos encima la gelatina de fresa que ya habrá cuajado, y añadimos el resto de la mousse tapándola y alisando bien la superficie. Volvemos a meter la tarta en el congelador mientras preparamos la cobertura, ya que ésta estará caliente al ponérsela encima y no queremos que la mousse se derrita.

Para la cobertura hemos preparado un ganache de chocolate blanco, al ser una mousse cuya consistencia es muy blandita, no podemos repasar mucho la cobertura una vez la hemos dejado caer sobre la tarta, por eso el acabado no será perfecto. Comenzamos poniendo la nata en un cazo, cuando comience a hervir, la retiramos del fuego y añadimos el chocolate blanco troceado y removemos con unas varillas hasta que se derrita por completo. A continuación añadimos la mantequilla y removemos también hasta tener una mezcla homogénea. Y por último ponemos el colorante en polvo, añadiendo poco a poco hasta alcanzar el color deseado.
Para bañar la tarta, la ponemos sobre una rejilla y dejamos caer el ganache en el centro, ayudándonos de una espátula para hacerla caer por los lados. Metemos la tarta en la nevera hasta la hora de servir.

Mousse de yogur con gelatina de fresa - Más que pasta

Entendemos que os podéis asustar al leer la receta, pero os animamos a hacerla porque es una tarta muy suave y la mousse no resulta nada dulce. También podéis cambiar la cobertura por una mermelada, o incluso poner la gelatina por encima una vez cuajada la mousse, eso ya lo dejamos a vuestra elección. 
Nos vemos el mes que viene con el siguiente reto.
¡Disfrutad del Carnaval!





Trufas de chocolate blanco con coco y ron - Reto Alfabeto Dulce

¡Buenas tardes amigos de Más que pasta! Siiiii, ¡¡hemos vuelto!! Volvemos hoy, 25 de Enero para mostraros como cada mes nuestra aportación al Reto Alfabeto Dulce, cuyos ingredientes a utilizar eran el coco y el ron. El mes pasado nos fue imposible participar, pero este no podíamos dejarlo pasar. Hemos sacado un poquito de tiempo para traeros unas deliciosas trufas de chocolate blanco con coco y ron. Sabemos que tenemos el blog abandonado...pero es que nos es imposible sacar tiempo para más, ¡ni para cocinar casi lo tenemos! Os dejamos con la receta de este mes.
Trufas de chocolate blanco con coco y ron - Reto Alfabeto Dulce

Ingredientes:
- 250 gr. de chocolate blanco
- 70 gr. de nata líquida (35% M.G.)
- 15 gr. de mantequilla
- Un chorrito de ron
- Coco rallado

Trufas de chocolate blanco con coco y ron - Reto Alfabeto Dulce


Preparación:
Lo primero que tenemos que hacer es calentar la nata en un cazo, y mientras lo hace, troceamos el chocolate blanco y lo ponemos en un bol. Cuando la nata comience a hervir, la echamos en el bol y dejamos que vaya derritiendo el chocolate. Pasado un minuto, removemos para terminar de fundir el chocolate y añadimos la mantequilla y el ron. Seguimos removiendo hasta que tengamos una mezcla homogénea. Una vez que todo esté mezclado, dejamos reposar hasta que enfrie, la tapamos y la metemos en el frigo, unas 4-5 horas, hasta que se endurezca y podamos formar las bolitas. 

Para rebozar las trufas hemos utilizado coco rallado, tostamos un poco aproximadamente un tercio del coco en una sartén y lo mezclamos con el resto, así les daremos un puntito de sabor y de color. Dejamos enfriar también el coco, si no lo hacemos a la hora de rebozar las trufas se resblandecerán y no podremos darles forma.

Una vez que tenemos todo frío, con una cuchara vamos cogiendo un poco del chocolate y formando las bolas con las manos, después las pasamos por el coco rallado y una vez que estén todas formadas, las metemos de nuevo en la nevera para que no pierdan su forma.

Trufas de chocolate blanco con coco y ron - Reto Alfabeto Dulce
¡Y ya tenemos listas nuestras trufas! Como veis es una receta muy muy sencillita, que tampoco lleva mucho tiempo. Estas trufas son ideales para tomar un caprichito dulce después de comer, o para acompañar un café; en realidad son ideales para cualquier momento ¡porque están deliciosas!

Intentaremos volver a actualizar en cuanto tengamos un huequecito...pero es que ultimamente nos faltan minutos en las horas y horas en los días. Esperamos que disfrutéis de la receta ¡y nos vemos en el próximo Reto Alfabeto Dulce!

Pollo Jugoso al horno: Receta mejicana

¡Buenas tardes amigos de Más que pasta! Hoy os traemos una receta súper sencilla, que si bien es cierto que tarda su tiempo en hacerse, nuestro amigo el horno la hará por nosotros. Nos enviaron a casa una muestra de los sobres Jugoso al horno: Receta mejicana, de Maggi y la utilizamos para hacer este pollo al horno con verduras. Este post no está patrocinado, simplemente queremos dar nuestra opinión. La receta no tiene mucho misterio, pero os la dejamos a continuación.

Pollo Jugoso al horno: Receta mejicana - Mas que pasta

Ingredientes:

- Un muslo de pollo
- Pimiento verde (también podéis poner rojo)
- Cebolla
- 1 sobre Jugoso al horno
 Pollo Jugoso al horno: Receta mejicana - Mas que pasta

Preparación:

La elaboración es muy sencilla, precalentamos el horno a 200ºC, cortamos el pimiento y la cebolla en juliana y lo ponemos toda en la bolsa que viene en el sobre. Añadimos el contenido del sobre y cerramos bien la bolsa. A continuación la ponemos en un recipiente o bandeja apto para el horno y hacemos un corte no muy grande en la superficie para que pueda salir el vapor. Horneamos durante una hora y cuarto aproximadamente.

Pollo Jugoso al horno: Receta mejicana - Mas que pasta
¡Listo! Ya veis que cosa más fácil de preparar, y el resultado nos sorprendió gratamente. No somos muy de comprar ese tipo de cosas pero después de probarlo probablemente lo volvamos a hacer alguna vez que otra, ya que te soluciona una comida en un pis pas. Esperamos que os ayude nuestra opinión si estáis pensando en comprar este producto.

Layer cake de lima y crema de queso - Reto Alfabeto Dulce

¡Hola pastosetes! Un mes más os traemos nuestra aportación al Reto Alfabeto Dulce que como sabéis, todos los meses organiza Ana, de Cook the Cake. Esta vez los ingredientes a utilizar eran semillas de amapola y cítricos, y nosotros inmediatamente pensamos en este delicioso layer cake, con un sabor ácido debido al lime curd y la suavidad que le aporta la crema de nata y queso. Aunque la receta sea larga, no os asustéis, pues es súper sencillo de hacer.

Layer cake de lima y crema de queso - Reto Alfabeto Dulce

Ingredientes:

Para el bizcocho (molde de 18 cm):
- 210 gr. de harina leudante 
- 2 huevos
- 125 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)
- 200 gr. de azúcar
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- zumo y ralladura de una lima
- 2 cucharadas de semillas de amapola 
- 90 ml. de buttermilk (si no tenéis la podéis hacer con 80 ml de leche y 10 de vinagre, mezclamos y dejamos reposar hasta que tenga aspecto de leche cortada, no os asustéis, es así)

Para el lime curd:
- 2 huevos
- 100 gr. de azúcar
- 100 gr. de zumo de lima 
- 1 hoja de gelatina
- 125 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)

Para la crema de queso:
- 400 ml. de nata
- 60 gr. de azúcar
- 250 gr. de queso

Layer cake de lima y crema de queso - Reto Alfabeto Dulce

Preparación:

Vamos a empezar preparando el bizcocho, así mientras se hornea podemos preparar la crema de lima o lime curd, y luego se enfrían las dos cosas a la vez. Lo primero que hay que hacer, si no tenéis buttermilk, es prepararlo para que repose unos minutos. Precalentamos el horno a 170ºC.
Mientras, batimos la mantequilla con el azúcar hasta tener una crema, y a continuación incorporamos los huevos uno a uno, sin echar el siguiente hasta que el anterior no esté completamente integrado. Tamizamos la harina junto con el bicarbonato y reservamos. Mezclamos el zumo de lima y la ralladura con el buttermilk.
Seguidamente, a la mezcla de huevos, mantequilla y azúcar, añadimos alternando la harina y el buttermilk; cuando todo esté bien integrado, añadimos las semillas de amapola y removemos para mezclarlas bien con la masa. Engrasamos el molde con mantequilla o spray antiadherente, vertemos la mezcla y lo llevamos al horno, unos 45 - 50 min. aproximádamente, ya sabéis que eso depende de cada horno.

Mientras se hace el bizcocho, vamos con el lime curd. Lo primero que haremos será poner la gelatina a hidratar, ponemos agua fría en un bol y metemos la hoja dentro para que se vaya hidratando. A continuación, en un cazo, batimos los huevos y el azúcar. Cuando la mezcla sea homogénea, añadimos el zumo de lima y cocemos unos 5 minutos sin dejar de remover para que no se peque. Ya veréis que poco a poco va adquiriendo consistencia. Pasado ese tiempo, retiramos del fuego y dejamos templar. Añadimos la gelatina y batimos para que no se haga grumos, y a continuación añadimos la mantequilla y removemos hasta que se haya deshecho por completo. Ponemos film transparente y dejamos enfriar. Es importante que el film toque directamente la crema, así no se creará una capa más gruesa que el resto.

Layer cake de lima y crema de queso - Reto Alfabeto Dulce

Una vez que tanto el bizcocho como la crema están completamente fríos, preparamos la crema de queso. Tan solo hay que montar la nata (importante que esté bien fría) junto con el azúcar y después añadir el queso y batir hasta incorporarlo bien.

Para montar nuestro layer cake, cortamos el bizcocho en tres capas que queden bien rectas (podéis utilizar una lira), a continuación ponemos sobre la primera capa un poco de lime curd y lo extendemos bien por toda la superficie (no es necesario poner mucha cantidad, ya que su sabor es muy intenso). Encima de la crema de lima, ponemos un poco de crema de nata y queso, para ello os podéis ayudar de una manga pastelera con boquilla lisa. Hacemos lo mismo con las otras dos capas, y finalizamos recubriendo todo el pastel con la crema. Podéis decorar como queráis, nosotros optamos por la manga pastelera y unas perlitas de azúcar. 

Layer cake de lima y crema de queso - Reto Alfabeto Dulce

Y ya tendríamos listo nuestro layer cake, que os aseguramos que está delicioso, sobre todo para aquellos a los que más les guste el sabor ácido de la lima.
Podéis también ponerle almíbar al bizcocho, pero nosotros pensamos que este bizcocho queda bastante jugoso y no es necesario, ¡aunque para gustos, colores! 
Nos vemos en la siguiente receta de Más que pasta, ¡pasad un buen fin de semana!

Tarta de quesitos y mermelada de kiwi

¡Buenas tardes pastosillos! ¿Qué tal lleváis el puente? Nosotros en esta ocasión no hemos tenido mucho descanso...pero hemos sacado un ratito para pasarnos por aquí y dejar esta tarta facilita que se prepara en un momento. Si no os gusta el kiwi podéis sustituirlo por mermelada de cualquier otra fruta, ¡el resultado será igual de delicioso!

Tarta de kiwi - Más que pasta

Ingredientes (molde de 18cm.):

Para la mermelada:
- 3 kiwis
- el zumo de medio limón
- 200 gr. de azúcar

Para la base y el relleno:
- 150 gr. de galletas 
- 50 gr. de mantequilla
- un sobre de cuajada
- 8 quesitos
- 1/2 litro de nata
- 150 gr. de azúcar

Tarta de kiwi - Más que pasta

Preparación:

Vamos a comenzar preparando la mermelada, para ello tan solo tenemos que pelar los kiwis, trocearlos y ponerlos en un cazo a fuego lento junto con el azúcar y el zumo de limón. Una vez que la mezcla haya reducido, pasada una media hora, la mermelada estará lista. Apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Mientras se hace la mermelada, podemos ir preparando el resto de la tarta empezando por la base. Trituramos las galletas y derretimos la mantequilla y mezclamos ambas cosas. En un molde desmontable, ponemos la mezcla y la extendemos bien por toda la superficie. Reservamos en la nevera mientras preparamos el relleno.

Para el relleno, ponemos en un cazo a fuego medio la nata, reservando medio vaso para mezclarlo con el sobre de cuajada. En el mismo cazo ponemos también el azúcar y los quesitos, y removemos mientras la mezcla se calienta hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Seguimos removiendo la mezcla para evitar que se pegue hasta que llegue a ebullición, en ese momento añadimos la nata que habíamos reservado con el sobre de cuajada ya disuelto. Removemos de nuevo hasta que la mezcla empiece a espesar y retiramos del fuego. Ponemos la mezcla sobre la base de galleta y dejamos enfriar fuera de la nevera. Una vez frío, metemos en la nevera y dejamos cuajar.

Cuando esté cuajada por completo, le ponemos la mermelada por encima y dejamos unas 4 o 5 horas en la nevera, aunque es recomendable dejarla de un día para otro para que los sabores se integren. 

Tarta de kiwi - Más que pasta

Obviamente la mermelada puede no ser casera, pero no se tarda nada en prepararla y el resultado es muchísimo mejor. Se nos ocurre que con mermelada de tomate esta tarta puede estar riquísima. Preparadla con el sabor que más os guste y ya nos contaréis, ¡nos vemos la semana que viene!

Tapa de queso de cabra, pimiento rojo y cebolla caramelizada

¡Buenas tardes amigos pastosillos! Perdonad nuestro desastre de publicaciones, pero ultimamente andamos algo cortos de tiempo y nos es imposible publicar tan a menudo como nos gustaría...en un par de semanas esperamos estar un poco más libres y así poder subir unas cuantas recetitas que tenemos esperando.
Hoy os traemos una tapa de queso de cabra, pimiento rojo y cebolla caramelizada que se prepara en un pispas, ideal para tomarla un domingo acompañada de una cerveza bien fresquita. 

Tapa de queso de cabra, pimiento rojo y cebolla caramelizada - Mas que pasta

Ingredientes:

- Un rulo de queso de cabra
- Un pimiento rojo asado o un pimiento de piquillo
- Una cebolla
- Azúcar moreno (si disponéis de poco tiempo para la elaboración)
- Aceite
- Sal

Tapa de queso de cabra, pimiento rojo y cebolla caramelizada - Mas que pasta

Preparación:

Vamos a comenzar preparando la cebolla caramelizada, que es lo que más tiempo puede llevar en esta receta. Ponemos aceite a calentar en una sartén, y una vez caliente, añadimos la cebolla cortada en aros no muy finos. Existen dos opciones para preparar la cebolla, dependiendo del tiempo del que dispongáis: si tenéis tiempo, dejad la cebolla hacerse a fuego muy muy lento, y poco a poco ella solita se irá caramelizando. Si por el contrario no disponéis de tiempo extra, dejamos pochar un poco la cebolla y a continuación añadimos una cucharada de azúcar moreno para ayudar a que caramelice más rápido.

Seguimos con la preparación y ahora es el turno de los pimientos, tan solo hay que cortarlos en tiras y saltearlos en una sartén con una pizca de aceite y un poco de sal.

Por último, en un recipiente apto para horno, ponemos abajo la cebolla caramelizada, a continuación el pimiento rojo y por último el queso de cabra cortado con un grosor como el de las fotos. Introducimos en el horno en el que solo habremos encendido el grill y que previamente habremos precalentado a 200º y dejamos unos 20 min.

Cuando el queso esté listo, sacamos la bandeja y lo podéis servir como mas os guste, nosotros optamos por ponerlo encima de pan tostado.

Tapa de queso de cabra, pimiento rojo y cebolla caramelizada - Mas que pasta

Si tenéis los ingredientes necesarios en casa, aún estáis a tiempo de preparar la receta para esta noche, la mezcla del queso de cabra con cebolla caramelizada sabe muy bien. ¡Os aseguramos que os va a encantar!

Huevos de chocolate rellenos de mousse y toffee - Reto Alfabeto Dulce

¡Buenos días pastosillos! Como os prometimos en la entrada anterior, volvemos un mes más con el Reto Alfabeto Dulce. Este mes teníamos que utilizar avellanas y toffee, la verdad es que las compañeras nos lo pusieron muy facilito, pero íbamos muy pillados de tiempo y aún no habíamos preparado y lo que es peor, pensado, ¡nada!
Menos mal que al fotógrafo se le encendió la bombilla y pensó: ¿por qué no hacemos huevos tipo Kinder, rellenos con algo? Y así decidimos hacerlo, así que hoy os traemos..., atención porque es largo: huevo de chocolate rellenos de mousse de chocolate negro y avellanas con toffee; o lo que es lo mismo, ¡una mega bomba de chocolate deliciosa! Os dejamos con la receta.

Huevos de chocolate rellenos de mousse y toffee - Más que pasta

Ingredientes:

Para el toffee:

- 6 cucharadas de azúcar
- Unas gotas de agua
- 150 ml. de nata para montar

Para los huevos:

- 100 gr. de chocolate con leche
- 100 gr. de chocolate blanco

Para la mousse:

- 200 ml. de nata para montar 
- 20 gr. de azúcar
- 100 gr. de chocolate negro (85%)
- Un puñado de avellanas



Huevos de chocolate rellenos de mousse y toffee - Más que pasta

Preparación:

Primero vamos a preparar el toffee, así se irá enfriando mientras preparamos lo demás. Para hacerlo, ponemos en un cazo el azúcar y unas gotas de agua, tan solo unas gotas. Ponemos a fuego lento y vamos removiendo mientras se forma el caramelo. Poco a poco el azúcar va adquiriendo un tono dorado y oscureciéndose hasta formar el caramelo. Cuando el color sea dorado oscuro, retiramos del fuego y con mucho, muchísimo cuidado y muy poco a poco, vamos añadiendo la nata y removiendo a la vez, una vez esté integrada, volvemos a poner al fuego y dejamos que hierva unos segundos. Retiramos y dejamos enfriar.

A continuación prepararemos los huevos, y en esta parte os damos un pequeño consejo: si no vais a utilizar los moldes de huevos a menudo, o no queréis comprarlos, podéis utilizar los huevos Kinder de verano como molde. Hemos hecho la prueba en esta receta para poder confirmarlo y tenemos que decir que si, que se desmoldan muy bien y salen perfectos. 
Para preparar los huevos, lo primero que tenemos que hacer es derretir el chocolate con leche y el chocolate blanco. Ya sabéis, podéis hacerlo al baño María o en el microondas (siempre a 300W y removiendo a cada minuto). A continuación pintamos el molde con una capa de chocolate con leche y enfriamos (nuestra receta tenía que ser express, así que lo hicimos en el congelador), ponemos una capa más de chocolate con leche y volvemos a enfriar; y por último pintamos una capa con chocolate blanco, y lo dejamos enfriar hasta que vayamos a rellenarlos.

La tercera elaboración será la mousse, que aquí hemos simplificado al máximo por aquello de la rapidez de la receta. Tan solo tenemos que derretir el chocolate negro y dejar enfriar un poco, montar la nata con el azúcar e incorporar el chocolate derretido con movimientos envolventes. A continuación añadimos unas avellanas trituradas, volvemos a mezclar y lista.



Huevos de chocolate rellenos de mousse y toffee - Más que pasta

No os asustéis, la receta puede parecer difícil pero no lo es. Lleva tres elaboraciones que se preparan en un pispas y son muy sencillitas de hacer. Lo de los huevos es por hacerla más vistosa, pero si queréis también podéis poner la mousse en un vaso alternando capas de mousse y toffee y terminando con unas avellanas trituradas por encima. Sea como sea, ¡estará igual de rica!